lunes, 25 de febrero de 2008

Resumen del VI Plan de la Nacion

El VI Plan de la Nación se realizó desde su inicio en el marco de un régimen de consulta y participación con diversos sectores de la sociedad venezolana, los cuales han aportado sus observaciones, aspiraciones y puntos de vista, contribuyendo de esta forma a enriquecer el contenido y orientación del documento. Adicionalmente, se dio especial énfasis a la discusión del marco financiero del sector público del plan y al análisis de distintas leyes-programadas dirigidas a obtener recursos vía crédito público para cubrir parte del financiamiento de importantes proyectos de inversión. La estrategia de desarrollo para la década, aspiró crear condiciones para lograr un crecimiento económico con mejor distribución del ingreso. En ese sentido, el Plan postuló una expansión de la economía fundamentada esencialmente en un comportamiento más dinámico de las actividades internas, una mayor integración vertical y horizontal del aparato productivo y la superación progresiva de ciertas limitaciones estructurales en materia de organización, recursos humanos y tecnología.

En cuanto a distribución del ingreso, concedió prioridad a los estratos poblacionales de menores recursos a fin de integrarlos a los beneficios del desarrollo, tanto por la vía monetaria como a través de la acción publica en la provisión de servicios sociales que contribuyan a satisfacer sus necesidades básicas. El estado asume un papel de promotor para estimular y canalizar el potencial creador de la comunidad y establecer nuevas formas de participación en diversas áreas de la actividad económica y social. La inversión pública se concentro en desarrollo del potencial petrolífero y en la expansión de otras fuentes energéticas, tales como la hidroelectricidad y el carbón, lo que ha exigido limitar la inversión en otros sectores para ajustarla a los recursos disponibles.

En su política, el Plan tenia como propósito contribuir a la consolidación del sistema democrático al ofrecer al país la oportunidad de crecer en forma ordenada y en concordancia con sus posibilidades reales, atender con preferencia a los grupos mas desfavorecidos, mantener el poder adquisitivo del salario, mejorar la distribución del ingreso, eliminar progresivamente la marginalidad, adaptar las funciones del Estado a los nuevos requerimientos, dar mayor preponderancia a los aspectos sociales y culturales, ordenar el territorio y preservar el medio ambiente, respetar los equilibrios macroeconómicos básicos y promover una mayor integración de la población al desarrollo.

Este Plan al igual que los anteriores, esta fuertemente condicionado por la evolución esperada en los precios petroleros cuya estimación en esta oportunidad se tornó mas difícil y aleatoria en razón de la situación que en la fase final de su formulación presentaba el mercado internacional del petróleo.

El Plan presentaba dos alternativas de crecimiento del Producto de las actividades internas, que señalan el rango entre las cuales evolucionaría esta variable. La primera alternativa contempló un incremento del producto a una tasa de 4,3 por ciento interanual. La segunda alternativa involucró una tasa de crecimiento de 5,5 como promedio anual y es el resultado de un comportamiento más dinámico de la demanda privada interna, de consumo e inversión y una mayor inversión del sector publico, ya que la demanda externa en ambos casos es la misma.

Durante su ejecución, el Plan seria revisado periódicamente para adecuarlo a las condiciones económicas, sociales y políticas que se presentaran en el quinquenio. Además seria complementado mediante la formulación de un marco de referencia prospectivo, que incluía un Plan Nacional de Transporte y un Plan agrícola a largo plazo, la preparación de los programas nacionales de nutrición y Empleo y la realización del XI Censo de Población y Vivienda y del V Censo Agropecuario.

Autoras:

Eglé Peña

Olymar Tineo

Suhayl Jaimes